Alemania prohibirá a los no vacunados acceder a comercios no esenciales, restaurantes y lugares de ocio

Alemania decidió este jueves endurecer las restricciones contra las personas no vacunadas contra el coronavirus, para intentar contener la cuarta ola de contagios, mientras que se analiza la implementación de la vacunación obligatoria.

“La situación es muy, pero muy complicada”, sostuvo el futuro canciller Olaf Scholz, tras una reunión con la líder del gobierno saliente, Angela Merkel, y los dirigentes de las 16 regiones del país.

Para hacer frente a los contagios, las autoridades decidieron aplicar restricciones a las personas no vacunadas, que representan cerca de un tercio de la población.

Aquellos que no hayan sido inoculados tendrán prohibido el acceso a comercios no esenciales, restaurantes, lugares de culto y de ocio, anunció Merkel, quien se mostró preocupada ante el avance de la variante ómicron.

Estas drásticas restricciones al acceso a la vida social para los no vacunados ha sido calificada por varios responsables políticos como un “confinamiento” para no vacunados, quienes ya están sometidos desde hace varias semanas a restricciones en su acceso a la vía pública.

Para evitar las aglomeraciones durante las fiestas de final de año, el gobierno y las regiones también prohibieron los petardos y los fuegos artificiales, muy populares entre los alemanes.

Los clubes y las discotecas deberán cerrar si se rompe la barrera de 350 casos en su región, un nivel que ya ha sido superados en la mayoría de las regiones. Además, el uso de mascarillas volverá a ser obligatorio en las escuelas del país.

Alemania superó este jueves por segunda vez los 70.000 casos de coronavirus en un día y si bien la situación mejoró algo en los últimos días, las autoridades dicen que todavía es alarmante, con numerosos hospitales colapsados y otros cerca de la saturación.

 

También podría gustarte