Alberto define si endurece o no las restricciones por la segunda ola de contagios de coronavirus

El presidente Alberto Fernández rechazó la posibilidad de una vuelta al cierre duro de circulación. Pese a las presiones de médicos infectólogos y del gobernador bonaerense de extender el confinamiento. Aunque se reserva el poder de “apretar el botón rojo” y ordenar restricciones estrictas intermitentes si lo considera necesario.

Inicialmente el lunes se mantendrían las actuales restricciones, ante la segunda ola de contagios de coronavirus. En principio hubo consenso entre el presidente Alberto Fernández y el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta para seguir con esta modalidad. Aunque el gobernador bonaerense Axel Kicillof presiona para que se restablezcan las limitaciones duras.

De mantenerse las actuales restricciones seguirán las clases presenciales para un grupo de alumnos en la ciudad de Buenos Aires, para los jardines maternales y la educación inicial, primaria y especial. Mientras que los estudiantes de primer y segundo año del secundario seguirán con el sistema “bimodal”, que alterna entre la presencialidad y la virtualidad.

En cuanto a la provincia de Buenos Aires el mandatario bonaerense se enfrenta a los planteos de intendentes, que le advirtieron sobre una situación “muy complicada” en las localidades en las que gobiernan. Le pidieron que las fuertes restricciones no vuelvan al menos en lo inmediato.

Para sortear este escenario deben bajar los casos y ubicarse por abajo de los 33 mil casos diarios. Aunque de acuerdo al último reporte del Ministerio de Salud hubo 35.355 nuevos casos de COVID-19.

No solo aumentaron los contagios en el área metropolitana sino que además genera una gran preocupación la situación en el interior, en especial en la provincia de Córdoba. El martes registró 5132 contagios, más del doble que la Ciudad de Buenos Aires (2430) y un récord de muertes, con 43 fallecimientos.

A principios de abril la provincia gobernada por Juan Schiaretti tenía una media semanal de 2185 casos. Aunque con los datos del último reporte el promedio creció a 4237. Aumentó el doble en dos meses y es el más alto del país después de la provincia de Buenos Aires (11.994), de acuerdo a las cifras que suministra el Ministerio de Salud de la Nación.

En esa provincia preocupa la situación sanitaria, además de la epidemiológica. Ya que el lunes la ocupación de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) llegó al 100% en el hospital público Rawson, de referencia en infectología. No es el único centro de salud de la provincia en el que ya no hay lugar para pacientes críticos. Porque tanto el Tránsito Cáceres de Allende y el Misericordia atraviesan por el mismo escenario.

También podría gustarte