Alberto a los gritos otra vez, dijo que “Ahora me piden que consiga la segunda dosis de veneno”

El presidente Alberto Fernández cargó contra su predecesor Mauricio Macri y otros referentes de la oposición y se refirió irónicamente a la polémica por las demoras en el arribo de la segunda dosis de la vacuna rusa Sputnik, al sostener: “Ahora me piden que consiga la segunda dosis de veneno”.

“Estamos en un país donde graciosamente se acusa de coimero al que tiene que comprar vacunas, se acusa de envenenador al que consigue las vacunas y cuando el envenenador consigue vacunas, le reclaman la segunda dosis de veneno”, afirmó durante el XLVIIIº Congreso Nacional Bancario, del que también participaron el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el secretario general de la La Bancaria, Sergio Palazzo.

Fernández aseguró que Macri “se olvidó de los argentinos” y los metió en “un problema enorme” del que todavía no se pudo salir y remarcó que la sociedad no se tiene que olvidar de lo que se vivió durante los cuatro años de gestión macrista.

“El otro día, el ex presidente, en un programa, decía que yo no entendía lo que era una negociación con el Fondo, que no podía pedir una quita de la tasa de interés. Mire Macri, hago eso porque defiendo a los argentinos. Usted se olvidó de los argentinos y los metió en un problema enorme del que todavía no podemos salir”, indicó el presidente.

“Nosotros llegamos el 10 de diciembre con un ímpetu enorme de poner de pie a una Argentina que estaba caída y postrada, muy golpeada. En esos años no solamente se endeudó a la Argentina del modo irresponsable en que se la endeudó. Recuerdo que Macri nos recomendaba en inglés que nos enamoremos de Christine Lagarde. En ese momento estaba poniendo a la Argentina de rodillas con un crédito que nunca íbamos a poder pagar”, expresó el primer mandatario.

Con relación a Vidal y Frigerio, el presidente fue más directo: “Vienen a reclamarnos acción, y no es bueno olvidar que tuvimos una gobernadora que se jactaba de no abrir hospitales, y que decía que abríamos universidades para gente pobre que nunca iba a poder llegar a estas universidades, y había un ministro del Interior que dejó sin inaugurar 15 mil casas porque no quería que haya un argentino que pudiera pensar que le debía esa casa a la gestión de Cristina Kirchner”.

“Todos vuelven de las cenizas, abusando de la tragedia que estamos viviendo, y dejando de lado lo que fueron capaces de hacer”, amplió.

Asimismo, subrayó que su principal preocupación es que “los trabajadores y las trabajadoras tengan más derechos” y “que los sueldos no se retrasen frente a la inflación”, sino “que le ganen”.

 

También podría gustarte