Alarma en China: Wuhan suspende evento por otro rebrote de coronavirus

“Para evitar el riesgo de una propagación pandémica”, según un comunicado oficial del gobierno de China, se decidió suspender la maratón prevista en Wuhan, la ciudad en la que comenzó la pandemia de coronavirus a fines de 2019. Lo ocurrido en los últimos días 26 casos fueron suficientes para volver a encender alarmas desde el punto de vista sanitario.

El gobierno central mantiene una estricta medida de controles y testeos para evitar el regreso a situaciones como las que en 2020 se caracterizaron por una severa cuarentena que significó aislar a millones de personas en sus ciudades.

Sin maratón en la cuna del coronavirus

El evento significaba el regreso de esta tradicional competencia luego de la suspensión obligada en 2020 por la pandemia. Había inscriptos 26.000 atletas para participar en sus dos modalidades: 42 kilómetros o 21 km. Pero la aparición de casi una treintena de contagios fue suficiente. La competencia del domingo quedó desactivada.

La carrera de Wuhan, la ciudad en la que comenzó la pandemia, forma parte del calendario mundial de la World Athletics y se corrió por primera vez en 2016. El regreso de la maratón era otro hito en la demostración de que Wuhan seguía avanzando hacia una completa normalidad desde que en abril del año pasado terminó el aislamiento de sus 11 millones de habitantes.

Tolerancia cero, pero siguen los contagios

El gobierno chino basó su estrategia frente al coronavirus en un severísimo nivel de aislamiento externo e interno. Cerraron los aeropuertos y la comunicación aérea con todo el mundo. No obstante, ya se demostró que demoraron en hacerlo a principios de 2020 y el impresionante flujo de pasajeros contribuyó a diseminar la enfermedad, principalmente por Europa y los Estados Unidos.

Fronteras adentro, impulsó numerosas cuarentenas y aislamientos de regiones enteras. Por ejemplo en Hubei, la provincia en la que se encuentra Wuhan, se aislaron a 46 millones de personas (la población de toda la Argentina).

A partir de allí mantiene un plan de controles y testeos permanentes. Ante el menor registro del aumento de casos se toman medidas precautorias. La última fue la de suspender la maratón de Wuhan con solo 26 nuevos casos de coronavirus, todos de la variante Delta.

Según el monitor diario que mantiene la Universidad Johns Hopkins, en los últimos 28 días se produjeron 888 contagios en todo el país.

Esto, siempre bajo el paraguas de las dudas que ofrecen los datos que reporta China. En el mismo reporte de la Universidad, China tiene 109.199 casos en total y apenas 4.849 muertes desde que comenzó la pandemia.

China cuenta con 1.400 millones de habitantes, el 18% de la población mundial. Sin embargo, el número de contagiados es el 0,04% y los muertos, el 0,09% de la población mundial.

En contraste, la Argentina tiene el 0,57% de la población mundial, pero el 2,81% de los contagios y el 2,32% de las muertes en el mundo.

Estado de emergencia y Juegos Olímpicos de invierno

China tiene el 72,6% de su población con las dosis completas según el sitio Our World in Data. Aplica sus tres vacunas: Sinopharm, Sinovac y Cansino (desarrollo conjunto con Canadá). Pero complementa ese resultado masivo de inmunidad con el plan nunca abandonado de testeos y seguimientos. Por eso, las alarmas se disparan ante cualquier suba de casos por encima de lo esperado.

La gran duda es qué puede ocurrir con el próximo gran evento mundial para China: los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing. Faltan solo 100 días.

Los atletas ya están siendo sometidos a un proceso de vacunación y controles. A la población se le ofrece un refuerzo de las vacunas para poder asistir a los estadios. Pero este rebrote de casos es un desafío inesperado para el país. El coronavirus se resiste a abandonar la cuna desde donde creció hasta convertirse en una pandemia a punto de cumplir dos años.

También podría gustarte