ADEPA cuestionó el organismo que vigilará a los medios al alertar por un eventual “mecanismo de censura sutil”

El lanzamiento del Observatorio de la Desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales (Nodio), bajo la órbita de la Defensoría del Público, generó fuertes críticas de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), que lo consideró como un intento por imponer un “órgano de vigilancia” desde el Estado. Daniel Dessein, presidente de la Comisión de la libertad de prensa de la entidad, alertó este lunes a TN sobre la posibilidad de que pueda terminar siendo “un mecanismo de censura sutil”.

“Nos preocupa, es un llamado de atención que desde el Estado se genere un espacio de esta naturaleza, que siempre puede implicar una presión para el ejercicio periodístico. Nos retrotrae a una cantidad de experiencias e iniciativas que hubo en la Argentina en tiempos pasados, y siempre se encuentra supuesto un mecanismo de censura sutil”, resaltó el referente de la agrupación de entidades periodísticas.

Según explicó la titular de la Defensoría del Público Miriam Lewin, este organismo busca monitorear a los medios para “proteger a la ciudadanía de las noticias falsas, maliciosas y falacias”, “reflexionar acerca de las prácticas responsables en búsqueda de un periodismo de alta calidad”, debatir “sobre los aspectos éticos del ejercicio de la libertad de expresión en Internet”. Además, aseguró que el objetivo es “fomentar la libertad de expresión y la diversidad de voces”, y que “está en la línea de lo que sugiere en su artículo 4 el Plan de Acción de la ONU”.

Dessein reconoció que “es positivo que existan espacios de análisis sobre la actividad periodística dentro de la sociedad civil”, pero advirtió que siempre que esto se hace desde el Estado “suele ser el primer paso para luego avanzar con medidas que intenten criminalizar la actividad periodística”.

“Sobre todo, como lo vemos desde el inicio, en este caso, que quienes estuvieron en la presentación son referentes de un espacio político que ha tenido una visión extremadamente crítica respecto del periodismos profesional”, resaltó.

El organismo fue anticipado por Lewin durante un panel que compartió con el director del organismo, Glenn Postolski; el psicoanalista Jorge Alemán; la diputada Florencia Saintout; la investigadora Adriana Amado Suárez; el profesor Damián Loreti, y la periodista María Seoane.

El presidente de la Comisión de la libertad de prensa de ADEPA reconoció que “las noticias falsas y la desinformación son una verdadera peste”. Pero resaltó que, en las democracias modernas, “la vacuna” para prevenirlas es el periodismo profesional, “en la medida en que esta labor tiene responsabilidades muy claras que no ocurren en el caso de las plataformas, desde el punto de vista judicial y frente a la audiencia”.

Con este último planteo, consideró “preocupante” que el organismo haya “igualado” al periodismo profesional con las plataformas. Dessein reconoció que el periodismo comete errores “por la velocidad, por el vértigo del oficio”, pero explicó que cuando éstos suceden “son castigados por una audiencia, que exige información de calidad, precisa”. O, si se genera un daño, en el terreno judicial. Y que esto no sucede con las plataformas.

“Hay un problema conceptual, hay personas vinculadas a este espacio (kirchnerismo) que consideran que el periodismo profesional es un generador de noticias falsas y de ahí surge la preocupación, de que este observatorio puede ser un instrumento para eventualmente luego poder generar normas, disposiciones, mecanismos para restringir la libertad de expresión”, señaló Dessein.

Y subrayó: “El solo hecho de que exista este monitoreo desde el Estado es una presión en sí misma, una inhibición en sí misma, que puede servir para escrachar la actividad del periodista”.

A través de un comunicado, bajo el título “Monitorear el pensamiento no favorece la libertad de expresión”, Adepa expresó este domingo su “preocupación por la creación por parte de un organismo oficial” de este observatorio y consideró que “la mejor manera de combatir la desinformación y los discursos de odio es fortalecer el periodismo profesional y los contenidos de calidad, muchas veces no jerarquizados adecuadamente por redes sociales y plataformas digitales”.

Consultado respecto a qué contenidos serían monitoreados por “Nodio”, Dessein explicó que “es muy amplio” y que “todo puede entrar”. “Hemos visto con la pandemia cómo se han generado normas, leyes en el ámbito provincial, ordenanzas municipales, donde se han visto distintos excesos”, indicó el referente de Adepa, en alusión a casos como el ocurrido en junio en la localidad salteña de Pichanal, donde el intendente Sebastián Domínguez multó con 40 mil pesos a un periodista por difundir presunta “información falsa” relacionada a los casos de coronavirus en su ciudad.

Finalmente, Dessein concluyó sobre este nuevo organismo de monitoreo de lo medios: “Nos parece riesgoso, un mal mensaje y algo que puede ser todavía peor, de construir una estructura normativa que limite aún más la libertad de expresión”.

Las críticas de la oposición y la respuesta de Lewin

Este domingo, desde la oposición salieron a repudiar la creación del Observatorio de la Desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales (Nodio), argumentando que podría atentar contra la libertad de prensa.

El presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, escribió en Twitter que la iniciativa es “un ataque a la libertad de expresión” y advirtió que se trata del “control a los medios de comunicación de la mano de un organismo del Estado solo vista en los gobiernos dictatoriales”.

Por su parte, el diputado de Juntos por el Cambio Fernando Iglesias se expresó a través de la misma red social, donde resaltó: “Cepo económico, mordaza política y cuarentena eterna. Las tres recetas del gobierno de científicos para sacar adelante el país”.

El presidente del bloque PRO en Diputados de la provincia de Buenos Aires Cristian Ritondo, advirtió que “este gobierno tiene un cepo para todo, también para controlar a la prensa”. “El poder de turno no debe decidir qué información llega a los ciudadanos. El Estado nacional tiene que garantizar la libertad de expresión, no restringirla”, escribió en Twitter.

Frente a las críticas, Lewin usó la misma red social para responder y escribió: “El objetivo de NODIO es fomentar la libertad de expresión y la diversidad de voces. Que todas las personas puedan expresarse en el debate público sin ser expulsadas y tengan acceso a información veraz. Está en la línea de lo que sugiere en su art 4 el Plan de Acción de la ONU”.

También podría gustarte