“A mí hija se la comió el fuego”, el desgarrador testimonio de la madre de Lucía, muerta en la explosión del bar

Lorena, la madre de Lucía Costa, la joven de 18 años que murió en la explosión que se produjo en un bar de San Miguel el pasado sábado denunció que a su hija “se la comió el fuego y nadie hizo nada”.

Al respecto, apuntó contra los dueños del local gastronómico al asegurar que la dejaron quemada “tirada en el piso” y agregó: “No la socorrieron a tiempo y por eso terminó muriendo”.

Además, en diálogo con Crónica, la mamá de la joven aseguró que “los amigos la quisieron apagar y no los dejaron”. “Nadie hizo nada”, dijo.

El hecho tuvo lugar en Zar Burgers, un local gastronómico ubicado en Paunero 1189, cuando una mesera intentó recargar un centro de mesa, que contenía una vela encendida, con un bidón de cinco litros de alcohol, y la combinación entre ambos elementos generó una combustión.

Producto de la explosión, a Lucía Costa se le prendió fuego la cara y el torso, causándole quemaduras en el 74% de su cuerpo y las vías respiratorias. La joven fue trasladada al Hospital Larcade de San Miguel, donde le hicieron las primeras curaciones, y luego fue llevada al Instituto del Quemado, donde falleció tras sufrir dos infartos.

Lucía tenía el 74% de su cuerpo quemado por la explosión

“Lo que sufrió mi hija es impresionante. Que el fuego te vaya comiendo y nadie haga nada no me entra en la cabeza”, lamentó Lorena. Además, según pudieron averiguar, desde el bar no alertaron a los bomberos ni a la policía cuando se produjo la explosión.

En ese sentido, pidió que “alguien se haga cargo” y agregó: “A Lucia no la voy a tener más, pero ella necesita justicia”.

Además, otras ocho personas sufrieron quemaduras de diferentes grados y debieron ser derivadas al hospital.

“Lucía no lo resistió, hizo todo lo que pudo. Tenía todo el cuerpo quemado, tuvo un paro cardíaco y no la tengo más”, concluyó.

También podría gustarte